Entre la ignorancia y la añoranza…

Si nos ponemos a reflexionar sobre nuestro pasado, sin duda podríamos llegar a grandes o pequeñas conclusiones de nuestras propias vivencias… entresijos y experiencias de seres que aparecen y desaparecen a lo largo de nuestra vida y que sin embargo han marcado nuestra existencia de una forma que ni siquiera somos conscientes hasta el día que se personan, de nuevo, ante nosotros…Muchas veces sufrimos o rememoramos como sería ese momento o simplemente se queda en una idea que se mantiene latente en nuestro inconsciente, sin saber que el día del encuentro se aproxima… pero realmente,  ¿ lo que anhelamos es encontrarnos o no??

Si me pongo a reflexionar sobre ello, la verdad es que si no me hubiera reencontrado con las personas que han sido significativas para mi no hubiera vivido acontecimientos que siempre estarán en mi recuerdo… Los largos paseos por la arena, los malos ratos en compañía, las largas conversaciones, las risas, los llantos, cogernos de la mano, sonreír al futuro y soñar… si soñar por que es lo más bello. Esos sueños que parece como si la simple fuerza de dos corazones pudiera hacerlos reales. No me arrepiento de lo que he vivido, no me arrepiento a pesar del desenlace, no me arrepiento por que estuve allí y estuve viva, no me arrepiento por que esos recuerdos siempre viajarán conmigo…

Sé que muchas veces esto no es fácil de ver, y lo que más lamento es haber perdido a mi amigo… Ahora parece que la lucha es lo más importante, la ignorancia de esos pensamientos o recuerdos que pueden dañar el alma, el espíritu tiene que ser salvado, necesita curarse, sanarse… necesita solventar los errores… y tirar para adelante… es lo justo.

La pena del reencuentro es por lo tanto la separación, pero esto es un continuo que se da constantemente. En la vida hay pérdidas y ganancias y no siempre en partes iguales. La actualidad puede mostramos un camino lleno de trampas y barro… que el futuro convertirá en luz, en la oportunidad de conocer a gente increíble y disfrutar de magníficos momentos… de volver a ser, de volver a sentir de nuevo. Vida.

Este vaivén no nos asegura nada, de si el encuentro esperado se producirá o no, mientras tanto yo mantendré lo bueno en silencio, entre mis recuerdos… siempre para mí, siempre conmigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s