La amistad, un lujo… :)

Si tuviera que definir la amistad seguramente me quedaría corta. ¿Cómo llegar al perfecto equilibrio de amor, amistad e individualidad?

Muchas veces el amor es sólo amistad o viceversa, hay amor y no amistad. En el mejor de los casos, el amor y la amistad van unidos… complemento perfecto de alegría, confianza e intimidad que convierten una relación en un lujo, en una maravilla…

También es verdad que en el amor, algunas veces, los sentimientos se entremezclan con emociones negativas que confunden la autonomía e independencia con la posesión y la envidia, algo absurdo pero que ocurre con bastante frecuencia, convirtiendo en efímero todo lo que se ama.

En la amistad, en cambio, esto no pasa. El amigo es el que nunca te abandona, aquél que no permite que nada malo te ocurra y sobre todo aquél que es capaz de decirte la verdad sin dañarte… aquél que valora más tu bienestar que sus creencias, aquél que puede dejar de lado su orgullo cuando lo necesitas… lo demás no vale.

Un amigo es para siempre. Cuando estás en el suelo te recoje, cuando estás alegre te acompaña y cuando estás triste llora contigo… y así debe ser. El amigo no se alegra de tu desgracia, no te abandona durante años y, sobre todo,  no te deja de lado… ya que quién no quiere compartir su felicidad contigo, nunca fue tu amigo…

A veces valoramos mucho a la gente que nos rodea, el querer y el cariño nos confunden, haciéndonos creer que quién camina a nuestro lado es nuestro amigo y realmente no lo es… porque cuando hay que dejar de lado toda la rabia, todo el dolor es una tarea difícil. Muchas veces los sentimientos predominan y hay que reconocer que es humano querer mantenerse a salvo.. lo que no es justo es echar la mierda al otro para creer que él es  el culpable… que todo es culpa suya… y te repites: “yo no lo hubiera hecho”.

Como se puede perdonar el desconsuelo, como conseguir aceptar que te pueden fallar, como reconocer que todos somos humanos…  el que produce la injuria y quién la sufre. No hay excusa, es irracional, hay conflicto…la duda nos lleva a pensar… ¿qué hago, lucho por mis creencias o por el contrario pienso que el simple hecho de ser humanos nos convierte en seres defectuosos, que a veces tienen que anteponer su propio bienestar al de los demás? ¿Nos convierte esto en seres egoístas?

Supongo que en el querer como en la amistad, y sobre todo en esta última, el duro y arduo trabajo es comprender que todos tenemos necesidades, que todos nos equivocamos y que todos tenemos derecho a querer estar bien.. No es justo, pensarán algunos.. pero amar, profundamente, sólo se puede hacer aceptando que las personas a las que queremos son diferentes, sin tener miedo a que nos decepcionen, y confiando en que seremos capaces de perdonar, de dar sin coste alguno.. al fin y al cabo, quién tiene un amigo tiene un tesoro, que duda cabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s