Si vas a caerte, que sea peleando.

El mundo está lleno de incongruencias… llueve cuando hace sol, lloramos y reímos a la vez, y somos capaces de querer pero mostrar el peor de los odios.  La raza humana es sorprende y extraordinaria…

Aquí desde la lejanía del bullicio, olvidado el ruido de los coches y respirando aire puro, parece que la mente se aclara. Desconectar nos obliga a ser nosotros mismos, a descubrir nuestras virtudes y carencias, concluyendo muchas veces, que no es oro todo lo que parece y que el negro muchas veces está cubierto de distintas tonalidades de grises…

El sol ilumina mis ojos con la mejor de las luces, enseñándome que la única manera de vivir es combatiendo constantemente. Caer para luego levantarse.

La locura muchas veces nubla nuestros sentidos, haciendo que tomemos decisiones precipitadas: huir en la oscuridad, pararnos en medio del túnel.. perdemos nuestro trabajo, nuestros amigos, nuestras esperanzas… convirtiéndonos en seres que se mueven por acción/reacción.

Tal vez así sea la felicidad, simplemente moviéndonos por nuestros instintos, sin ser conscientes de lo que perdemos en el camino, sin ser conscientes de lo que amamos y simplemente disfrutando el día a día..

Muchos no estarán de acuerdo… Prefieren analizar los acontecimientos, sentir cada momento como único, justificar cada comportamiento y vivir de una forma cauta y racional… ¿Dónde está el equilibrio?

Supongo que en cada uno, en valorar lo que nos compensa ganar y perder, en aprender de cada situación y cosa que nos ocurre.. en no causar dolor gratuito… en no sufrir… en la capacidad de perdonar y así evitar el rencor.. en no abandonar y seguir en el campo de batalla…

Muchos de nuestros recuerdos se quedarán en cajas abandonadas en lugares que no recordamos, pero que mantendrán nuestra esencia toda la vida, otros los portamos con nosotros en nuestro corazón y otros… simplemente desaparecen….

El llanto, la risa, la ironía, el sarcasmo nos mantienen vivos…

Hay que luchar por lo que se ama, por lo que se anhela… sujetando nuestros pies al suelo, por que la confusión muchas veces viene del deseo de volar.. cuando estamos condenados a una gravedad infinita… por mucho que nuestra imaginación vuele a mundos distintos dónde nuestros deseos se hagan realidad.. al final si vas a caerte, si sientes que pierdes el equilibrio, en un mundo cuanto menos confuso… a la mañana siguiente hay que seguir peleando…

Por que lo bueno de tropezar 1000 veces es que te levantas 1001.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s