Anhelo….

En la oscuridad de mi cuarto vacío… en lo único que me apetece pensar es en los días que fueron y que nunca volverán. En aquellos anhelos que aunque escondidos, se despiertan en mis sueños y me hacen sentir real….

Entre los montículos de papel de tinta gastados, los meses de estrés y adrenalina benigna, la preparación de un reportaje sobre lo humano que incentiva al más tierno periodista,  aparecen, sin querer, sentimientos reales que tal vez no deberían mostrarse…

El mundo está en continuo movimiento, este 2011 informativamente en un caos, y yo solo puedo pensar en tus ojos azules como los sinfines de un mar cantábrico que por 30 días acarició mis mejillas, suavizó mi piel y calmó mi vida….

Retroceso. Sencillamente soy real, y mis sueños son ficción, aunque a veces el hilo o límite que los separa sea tan fino… En este continuo de pensamientos aparentemente sin ninguna relación… coexisten tres ideas fundamentales, el trabajo, la ilusión y la añoranza.

El trabajo de crear historias, suena grande. Un último reportaje que incide en un vaivén de creencias encontradas en el que defender o criticar una dieta como la Dunkan, sin ninguna duda, puede tener un efecto traumático o esperanzador para muchas personas. La ilusión, que en mis sueños mas íntimos se vislumbra, es la oportunidad de que en un futuro podamos trabajar juntos, mano a mano, boli con boli como se dice en los círculos más secretos.

La añoranza, describir esta sensación es más difícil.

¿Cómo se puede añorar algo que nunca se ha tenido? ¿Cómo se puede explicar un sentimiento que ni siquiera tú puedes definir? Sensaciones, ahogos, claridad o clarividencia, todos ellos pueden llevarnos a errar… a equivocarnos de nuevo.

Entonces el dilema se presenta ante nosotros, qué hacer, qué no hacer y en boca de mi abuela: “Arrepiéntete de lo que hagas, no de lo que no hagas”, qué fácil para una persona que con 80 años lo ha vivido todo…

La verdad es que me hubiera gustado compartir contigo algo más. Pero no desde el regocijo de la carne que inunda la pasión de dos cuerpos que se están conociendo, sino desde la intelectualidad que tu presencia me transmite, desde la oportunidad de trabajar juntos y crear… la luna, el sol, las estrellas, … parece que, sin querer, vuelvo a mis quince años cuando los versos poéticos, malos eso sí, salían de mi corazón a borbotones cuando el amor era nuevo, excitante y duro—

Vuelvo a la oscuridad de mi cuarto…. Ante mí, el bloc vació esperando fuentes que completen sus páginas impolutas, esta mañana la lluvia azota las ventanas mugrientas castigadas por el calor del verano, mientras yo pienso: “Qué bonito es soñar cuando se está despierto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s