La luz es protagonista, espectadora del alma

Hay quien dice que la luna es una mentirosa; cuando crece parece un D, cuando decrece parece una C. Dicen que las lágrimas aguantadas en el interior del corazón son las más dolorosas, pero nadie habla o menciona que las sonrisas jamás mostradas son las más valiosas.

Los ojos se me iluminan sin razón alguna mientras en el televisor emiten cosas incomprensibles -recordermos que es en otro idioma y que el cerebro aguanta lo que aguanta-. Mis dedos teclean frases sin sentido y mi memoria me lleva al recuerdo del roce de dos cuerpos, del tacto de la piel,  de dos alientos, de olores.. de horas vividas en segundos… Sigue leyendo

Anuncios

“Lo único que quiere la gente es que la quieran”

La vida cuán extraña es. Todo puede cambiar en un segundo, y por una vez en meses ha sido para bien. La luz traspasa la ventana del onceavo piso del National Press Building mientras mis mejillas se sonrojan por lo vivido los últimos días. Torpe, loco, entusiasta, ambiguo y sin futuro, pero es excitante, sin ninguna duda. Dos semanas de vacaciones, cortas -necesito quejarme sino no sería yo-, que me han mostrado la realidad, una realidad optimista y un gran consejo, “lo único que quiere la gente es que le quieran”.

Una frase tan obvia, y seguramente para muchos manida, que esconde una verdad más profunda que la propia verdad. Me explico. Durante años, nos enseñan que nos tenemos que defender de la adversidad (que por supuesto son “los otros”). Que lo que hay fuera de las cuatro paredes seguras en las que vives es un mundo hostil lleno de trabas en el que sobrevive el más fuerte, el más avispado, el más acorde con una sociedad que en muchos casos, por no decir en todos, nos da la espalda… qué mal!!! cuánta ansiedad!!

Sigue leyendo