Por cierto… me gustas

No pierdas el tiempo explicando. Las personas sólo escuchan lo que quieren oír. Bueno, yo lo voy a intentar. Es increíble como descargar lo que esconde tu alma tiene una repercusión cuánto menos dicotómica, con dos vertientes. Por un lado es gratificante ya que el sentimiento de vaciado alivia el estado de ansiedad que sentías antes de hacer tal acto de valentía o de egoísmo, según se mire. Pero, por otro lado, renace el  miedo, la incertidumbre de quedarte desnudo ante el otro, ante el espectador, ante la persona que recibe ese cúmulo de sentimientos escondidos, que hasta entonces … eran incluso desconocidos para ti mismo… Sigue leyendo

Anuncios

Y llegó el frío…

El beso (Gustav Klimt)Este lunes, celebración de la gran “hazaña” de Cristóbal Colón y su “descubrimiento” de América en Estados Unidos -sí ya sé que no es 12 de octubre-, ha amanecido invernal, ocho grados y bajando, que han convertido a la ciudad de uno de los mejores cielos azules que he visto, en una estampa de grises y blancos que sin querer despiertan la melancolía del transeúnte. Sacados y desempolvados los abrigos del armario, guantes enfundados en las manos, y el gorro para proteger las orejas -reconozco que es la prenda de vestir que más me gusta-, muchos ciudadanos caminan hacia su lugar de trabajo. Sí, aquí festivo no es necesariamente sinónimo de no trabajar… aunque da alegría ver a los niños revolotear por las instalaciones del National Building Press. Sigue leyendo