Detroit

999516_10151643944349355_143523840_nHubo un tiempo en el que Detroit, situada en el Estado de Michigan, era todo grandeza y lujo. Limítrofe con Windsor, Canadá -tan solo el puente Ambassador separa las dos orillas-, hace más de medio siglo era la cuarta ciudad más importante de Estados Unidos, gracias al sector del motor, la música y el transporte fluvial. Pero la cara que hoy en día muestra la metrópoli carece del lustre de antaño. Mientras gigantes automovilísticos como General Motors o Chrysler siguen dominando sus extensas avenidas, no muy lejos, al este de la ciudad, los edificios se desmoronan, las ventanas rotas muestran el abandono y los barrios ya no son barrios, son calles fantasma. De sus más de 350 kilómetros cuadrados de superficie, tan solo 18 de ellos están habitados.
Sigue leyendo

Cuando los días huelen a sal

por-que-vemos-el-agua-del-mar-azulCuando los días huelen a sal, cuando las olas del mar se escuchan al anochecer y el ruido de la brisa suena como una canción de cuna significa que las vacaciones se aproximan. Con un verano bendecido -irónico- por las tormentas y las altas temperaturas a este lado del Atlántico, las ganas de volver a casa son cada día más fuertes, el reencuentro con los míos me ilumina la cara cada mañana. Sigue leyendo