Comer con los ojos

comida-organicaLa mirada entra en juego en la Gastronomía 2.0. El cliente, el consumidor, compra, come y disfruta gracias a una foto; una imagen que ha colgado un usuario en redes sociales como Pinterest o Instagram, promotoras de este tipo de instantáneas, aunque en los últimos tiempos también Facebook se está abriendo camino en este tipo de comunicación gastronómica.

“La gastronomía 2.0 es un concepto inspirado en la idea digital del pensamiento 2.0, lo que define una nueva visión de Internet y que significa que ahora no es alguien en el top quien informa a los que están debajo, sino que la información ahora se propaga en modo de interacción entre todos los actores de la conversación”, nos explicó Lionel Guerin, cocinero parisino, durante el Congreso de Bienestar que tuvo lugar en la localidad gaditana de Vejer de la Frontera.

La idea que persigue y sustenta la Gastronomía 2.0 es que cualquiera puede ser chef, indica el experto, que cualquiera es una parte del proceso “e incluso que, aunque no cocines, puedes dar tu opinión sobre lo que se discute”. “Vivimos en un mundo que ha cambiado, antes un cocinero prestigioso decidía lo que teníamos que comer y qué era lo bueno y todo el mundo lo esperaba. Ahora, todo el mundo puede hacer esto”, prosiguió Guerin.

Cocinero e instructor en la Gaîté Lyrique, un espacio de 9.000 metros cuadrados en París que se dedica a la cultura, Guerin explica que con su programa Brunch enseña a cocineros que son profesionales, pero también amateurs que son profesionalizados en el centro. “Los resultados muestran que la gente que no es profesional puede cocinar muy bien y elegir los productos adecuados, incluso mejor que los que llevan toda la vida haciéndolo”.

Cómo cocinar sin cocina

En la Gaîté Lyrique los cocineros traen su comida y se discute sobre ella. “La cultura digital es un punto de encuentro, es una forma de compartir, es social. Y así es nuestro centro. No tiene por qué existir lo virtual sin la realidad”, añadió Jérôme Delormas, director del centro parisino. “Por eso nos parece importante hacer de un entorno cultura uno que tenga vida. Y la comida es lo primero de todo, lo primero es comer juntos, compartir, las sensaciones que nos produce”, agregó. “Hemos hecho muchos intentos. Hemos fracasado y hemos tenido éxito. Y no tenemos cocina porque no tenemos licencia. Cómo puede ser un lugar de innovación de la comida sin cocina. La colaboración con Lionel responde a la pregunta”, continúa el experto, que indica que esta norma “nos obliga a ser más creativos”.

“Para nosotros, la comida es a la vez una expresión y una reinvención de las tradiciones. Por ejemplo, en La Colmena, programa en el que los agricultores ofrecen sus productos a los consumidores, tenemos miles de personas registradas. Estos productores están inundados por el espíritu de la tradición”, dijo el chef Guerin. “Promover este tipo de producto ecológico hace que el alimento orgánico se acerque al individuo. Y es bueno”. Para el cocinero, estos alimentos son más sanos, “por la simple razón que los productores de este tipo de productos prestan más atención a lo que hacen; saben qué tipo de semillas usan y se acercan a la gente sin intermediarios. “Ellos saben de dónde viene su producto, cómo tratarlo y con lo que no quieren trabajar. Es el uso de la inteligencia en la agricultura”, reiteró el chef Guerin.

“Con todo esto se consigue llegar a tener la idea de que no es un desastre no comer tomates en enero. Sino, que al revés, conseguir tener la creencia de que comer los alimentos en su tiempo correcto es un aporte vitamínico espléndido, lo que tiene un efecto en la salud maravilloso”, explicó.

“Siempre estamos a vueltas con los tomates, por ejemplo, y la realidad es que no comer tomates después de octubre (cuando acaba la temporada) no es una tragedia”, dijo. “Lo que averiguas si trabajas con granjeros es que saben cómo es su trabajo, cómo organizan sus plantaciones y te darán otro tipo de verduras, por lo que no será triste no comer tomates. Y puedes descubrir de nuevo a tu amiga la patata; es el efecto de la Navidad -sorprendernos con lo nuevo que nos puede ofrecer cada temporada-”.

“La Gastronomía 2.0 al ofrecernos más información sobre los productos, restaurantes y locales es una gran ayuda. Ahora, con una aplicación de móvil puedes averiguar cuáles están a tu alrededor y cuáles son buenos y malos. Un buen restaurante, para mí, es un lugar donde la gente disfruta de la cocina, donde la gente cocine con productos frescos y un restaurante donde la gente tenga un sentido de la creatividad, no tienes porque ser el mejor, sino saber qué alimentos usar, cómo decorarlos y, de todo ello, hacer algo maravilloso y atractivo”.

Lo orgánico está de moda

La renovación de la cocina se enfoca “a la vuelta a la cocina de nuestros tatarabuelos”, que iban de la mano de las temporadas sin tomar alimentos que hubieran crecido con pesticidas, “que hacen que el verde sea más verde, pero que pueden tener unas consecuencias muy negativas en nuestra salud”, explicó el chef de la Cantina Orgánica, restaurante situado en el mercado El huerto de Lucas (Chueca).

“Además, hay que comer de todo, de forma que gracias a las verduras y frutas para atacar la obesidad infantil”. Existe la idea real de que lo orgánico es caro, “pero yo quiero hacer del restaurante un sitio asequible”. “Con nuestro menú de 10 a 12 euros reivindicamos lo orgánico donde se controla el exceso de cantidad y el volumen de comida”. “No estamos hablando de hinchar al comensal, sino de alimentarlo de una forma saludable”.

A comer!

Siempre aquí, siempre lejos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s