30 days to go… Día 1

Cuando te cuentan que el embarazo es una época maravillosa, en parte la gente no miente. Es cierto que es fantástico notar las patadas, saber que se está engendrando una vida dentro de ti… pero hay otro lado. A falta de 30 días y en reposo requerido… por motivos fisiológicos.. la ansiedad de la llegada de la bebé es más que obvia. La habitación huele a nenuco y se ilumina cuando caminas por el pasillo… los vinilos anuncian su nombre y tanto el padre como yo estamos deseando comernos sus pies. Sigue leyendo

Anuncios

Hasta siempre Washington

10155238_10152200260404355_6775415155848316845_n

¿Si pudieras estar en cualquier parte del mundo como periodista, dónde sería?, me preguntó Joaquín Estefanía en la entrevista para entrar al máster de El País.

“Yo iría a Washington para ver qué ocurre con la reforma sanitaria de Obama”, contesté con firmeza. Era octubre de 2009.

El 28 de junio de 2012, tras años de polémica, el Tribunal Supremo la declaró constitucional. Yo estuve allí.

847 días. Varias visitas a la Casa Blanca, al Departamento de Estado, al Supremo y al Capitolio. Varios museos  y monumentos nacionales. Un cierre de Gobierno. Ocho Estados. 20 tiroteos y sucesos varios. 32 tormentas.

Decenas de noticias de salud. Otras tantas de gente y cultura.  Una investidura… Unas elecciones… Virginia… Entrevistar a Estrella Morente… Ir a la Universidad de Hopkins…. Detroit… La OPS, el CDC y la FDA. Un horario de 24×7 y la portadilla de EE UU.

La muerte de Gabriel García Márquez pocos días antes de irme. Es necesario recordar sus palabras: “Aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo”. Lo sé, #Gabo.

Unos momentos que resumen de manera muy sintetizada mi trabajo en Washington desde mi llegada en 2012. Este es el lado racional.

Sigue leyendo

De los abrazos a la….

Abrazo_de_OsoQué ocurre cuándo los acontecimientos no dependen de uno mismo; cuándo, sin quererlo, te ves  inmerso en un círculo vicioso que no entiendes, mientras tú crees que lo has hecho bien, o lo mejor que has sabido. Tu comportamiento ha sido adecuado, generoso, pero aún así todo sale mal, sale de forma desastrosa, porque hagas lo que hagas los acontecimientos se escapan de tu control.

Sigue leyendo

Otoño.

la fotoEn la locura del que siempre espera está la racionalidad del que siempre huye. Ante la inclemencia del déspota está la ingenuidad del inocente; aquel que intenta percibir la realidad con buenos ojos, aquel que siempre busca lo positivo en cualquier circunstancia, aquel que muestra la sonrisa aunque esté repleta de lágrimas, aquel que no las deja salir aunque se ahoguen en su garganta al amanecer, aunque exploten entre sueños durante la noche…

Sigue leyendo

Fase de “no al amor”

phpThumbMe declaro en fase total de “no al amor”. La pregunta es si es una decisión propia o una búsqueda de un valor personal más allá de definiciones o complicaciones por la circunstancia y obligación que exige tener una relación de pareja…

Tal vez simplemente sea una consecuencia del sufrimiento que mi corazón ha padecido los últimos meses, o sea la decisión madura del hecho de haber descubierto que lo importante es quererse a sí mismo, por cualquier motivo, me reitero dejo el amor en pausa. Sigue leyendo

Paseo

4e113ee4cd6c11e2b53822000a1f96e6_7En una tarde de junio en un zoo abandonado, en una cafetería cualquiera a la rivera de un río al otro lado del mundo.

El viajero pasea entre las flores rosas y los árboles de las grandes avenidas, observando a los viandantes caminar sin rumbo aparente, escuchando la música que suena de su corazón. Mientras, casi al mismo tiempo, observa la lucha de un niño que quiere un helado y a una hija que mira triste a su padre anciano, un hombre con ojos llenos de recuerdos… llorosos por los desencuentros.. orgulloso de lo que ha vivido… sin lamentos… avanza un día más… Vida. Sigue leyendo

El mar

indexHay veces que uno no sabe si está vivo o muerto sin la necesidad de dejar de respirar. La luna, el sol, la tierra o el mar, elementos extremadamente usados en la literatura popular, empujan a los que aman, o a los que sufren, a otorgar a estas cosas un valor subyacente que no les corresponde. Porque (para mí) la luna sigue siendo la luna, el sol sigue siendo el sol, y la tierra sigue siendo la tierra… pero qué ocurre con el mar… Sigue leyendo