Pensamientos entrecruzados… (vamos chorradas)

pensamiento-lateral-1024x680Hoy he vuelto a mirar las fotografías, a recolectar los recuerdos de decenas de años y a intentar guárdalos en la caja en la que nunca se mira, la que nunca se abre, pero que no sirve de nada porque, a pesar de los candados, de la altura en la que se coloque, no me hace falta abrirla para recordar cada momento, cada instante. Sigue leyendo

Anuncios

De los abrazos a la….

Abrazo_de_OsoQué ocurre cuándo los acontecimientos no dependen de uno mismo; cuándo, sin quererlo, te ves  inmerso en un círculo vicioso que no entiendes, mientras tú crees que lo has hecho bien, o lo mejor que has sabido. Tu comportamiento ha sido adecuado, generoso, pero aún así todo sale mal, sale de forma desastrosa, porque hagas lo que hagas los acontecimientos se escapan de tu control.

Sigue leyendo

Otoño.

la fotoEn la locura del que siempre espera está la racionalidad del que siempre huye. Ante la inclemencia del déspota está la ingenuidad del inocente; aquel que intenta percibir la realidad con buenos ojos, aquel que siempre busca lo positivo en cualquier circunstancia, aquel que muestra la sonrisa aunque esté repleta de lágrimas, aquel que no las deja salir aunque se ahoguen en su garganta al amanecer, aunque exploten entre sueños durante la noche…

Sigue leyendo

¿Y tú… y tú?

questionA veces la confusión y la incertidumbre nos hacen viajar de la verdad a la mentira en un segundo. Nuestro deseo de querer mantener situaciones y relaciones con personas que nos hacen felices, cómodas y relajadas, nos hace olvidar que tal vez ese sentimiento no sea recíproco. Tal vez la dependencia a otro ser humano sea lo último que haya que hacer. Esa dependencia a algo tan increíblemente, a algo tan bueno que nos cuesta soltar, del que nos cuesta desprendernos… Sigue leyendo

Entre el bien y el mal

Al anochecer, las miradas se cruzan como alfileres encubiertos por el sordo sonido de las nubes veraniegas, tan profundo pensamiento, o absurdo para muchos otros, ilumina mi alma en un día en el que el dolor y la penumbra inunda mi ser, pero puedo avanzar… No es una pena duradera, es pasajera, indicativa de un nuevo comienzo, de un lejano atardecer…

En un país en que la máxima expresión se define y enfatiza cada 4 de julio, te lleva a pensar en lo fundamental y extraño del paso del tiempo. 236 cumpleaños este 2012 que muestran que la gente norteamericana ama Estados Unidos. Es un patriotismo fuera de todo alcance de cualquier español y memoria reciente, tan renegado tras 40 años de dictadura, que nos muestra que a veces los extremos son divertidos y, otras veces, no lo son tanto…

Sigue leyendo

Adiós, Nueva York. Hola, existencia.

Dicen que nunca se es capaz de cumplir un sueño. Pero yo a mis 34 años,  he conseguido pisar la Gran Manzana, ese trozo de tierra que todo el mundo admira, en el que todo el mundo quiere vivir, al que todo el mundo quiere llegar y, lo más importante, de quien nadie se quiere ir…

Hoy, es mi cumpleaños, y no un cumpleaños cualquiera, cumplo cinco meses en un país que me ha acogido con la mejor de sus sonrisas, en el que estoy viviendo las mejores experiencias y en el que he aprendido añorar a lo que no pensaba que amaba y he aprendido a ignorar a lo que una vez pensé que amé..

La encrucijada de sentmientos en la que me hallo, inmersa en una caracola de pensamientos, angustias, felicidad y excitación me hacen comprender que el ser humano, osea yo, no puede resolver los problemas que le superan, que se escapan de su control, que no son dominados por su existencia… Sigue leyendo

Después de la tormenta siempre llega la calma..

O eso parece. Tras un mes que desearía borrar del calendario, he decidido limpiar mi espiritu.. e intentar sacar lo positivo de todo ello. Hoy es un día en el que las sombras se empiezan a disipar, donde los olores por fin son agradables y luz de la mañana me vuelve a sorprender… Mágico lo sé, aunque todavía voy con pies de plomo. No me fío.

Aguantar la respiración en una época de crisis es lo aconsejable, someterse a los acontecimientos y obligar a los pies a que te permitan caminar hacia adelante, es un dictamen. Parece fácil, ¿verdad?. Pues no lo es. Encontrarse en una encrucijada de pensamientos, sentimientos y obligaciones no es una situación para estómagos sensibles.

Los pensamientos pueden arruinar la belleza de una tarde, una conversación interesante -por la falta de atención- o la lectura de ese libro que llevas meses deseando empezar. Lo cognitivo versus lo conductal. Muchos expertos opinan que uno no existe sin el otro, yo me atrevería a aventurar que son independientes. Muchos estarán de acuerdo conmigo, se puede hacer lo mismo que se hace todos los días y tener tu pensamiento en otra parte. La parte negativa es que no rindes, no duermes, no te relacionas y la positiva…. perdón ¿pero hay alguna?. No.

A los pensamientos, que según leeís me estaban ayudando muchsísimo, hay que unirle el componente sentimientos. De culpa, de preocupación, de confianza, de seguridad… Dios!! Para!! No puedo más!! Cuando yo lo único que deseaba era sentir ilusión, alegría, nostalgia, añoranza, amor, cosas normales que te ocurren cuando te marchas a otro continente… pero no pudo ser. Y se me olvidada… tras el torbellino anteriormente descrito, falta el tercer vértice del triángulo…. cumplir con los deberes, que obviamente una persona  responsable hace pero no es tarea fácil.

Vamos a lo positivo. He aprendido que de cada situación mala se puede sacar algo positivo, aunque suene muy manido. A ser más fuerte, más responsable y por fin, y tiene narices que yo lo diga a mis 33 años, a sobrevivir.

Pero sobrevivir bien, no me refiero al hecho de levantarte un día y el otro, sino al hecho de de disfrutar de mi compañía, de la de los demás y estar orgullosa de mi comportamiento. El agujero no está  bien cerrado todavía, pero tiene buena pinta.

Eso sí, dentro de este aborigen de avenencias y desavenencias sabes que me acuerdo de ti.

El mundo, la vida y yo volvemos a ser amigos.