Ella conductora, él copiloto

Drive

La creencia popular siempre ha descrito negativamente a la mujer cuando conduce: “Mi mujer aparca fatal”; “es muy lenta”; “¡no se fija en las señales!”… Altamente criticadas por su forma de conducir, un nuevo estudio contradice esta versión popular. “Cuando una mujer va al volante acompañada de un hombre cómo copiloto, se produce la combinación más segura. Esta unión tiene menos accidentes que cuando va un hombre al volante con otro –la más peligrosa– o cuando este va acompañado de una mujer”, así lo concluye el estudio El copiloto y su influencia en la prevención de accidentes de tráfico. Una perspectiva de género, presentado este lunes en Madrid.

Entre las razones que dan validez a la “combinación perfecta” está que la mayoría de las “mujeres no tolera superar los límites de velocidad y no respetar la distancia de seguridad, y no conducen de forma brusca”, explica Francisco Valencia, director de la Fundación Línea Directa, entidad propulsora del estudio. Para elaborar el informe “se han analizado los datos de accidentes con víctimas registrados por la DGT en los años 2011 a 2013. Se han tenido en cuenta también los 350 millones de desplazamientos al año, según indica esta misma organización, y la tasa de ocupación en vehículos, que asciende a una media de 1,39 individuos”, explica Valencia. Sigue leyendo

Anuncios

30 days to go… Día 1

Cuando te cuentan que el embarazo es una época maravillosa, en parte la gente no miente. Es cierto que es fantástico notar las patadas, saber que se está engendrando una vida dentro de ti… pero hay otro lado. A falta de 30 días y en reposo requerido… por motivos fisiológicos.. la ansiedad de la llegada de la bebé es más que obvia. La habitación huele a nenuco y se ilumina cuando caminas por el pasillo… los vinilos anuncian su nombre y tanto el padre como yo estamos deseando comernos sus pies. Sigue leyendo

Entre el bien y el mal

Al anochecer, las miradas se cruzan como alfileres encubiertos por el sordo sonido de las nubes veraniegas, tan profundo pensamiento, o absurdo para muchos otros, ilumina mi alma en un día en el que el dolor y la penumbra inunda mi ser, pero puedo avanzar… No es una pena duradera, es pasajera, indicativa de un nuevo comienzo, de un lejano atardecer…

En un país en que la máxima expresión se define y enfatiza cada 4 de julio, te lleva a pensar en lo fundamental y extraño del paso del tiempo. 236 cumpleaños este 2012 que muestran que la gente norteamericana ama Estados Unidos. Es un patriotismo fuera de todo alcance de cualquier español y memoria reciente, tan renegado tras 40 años de dictadura, que nos muestra que a veces los extremos son divertidos y, otras veces, no lo son tanto…

Sigue leyendo

Keep calm and carry on…

Cómo identificar cuando tu vida se reduce a la mínima esencia, cómo saber cuando tu comportamiento y conducta te amarran a instantes que antes eran impensables, a momentos que nunca habías imaginado, a sensaciones y emociones que nunca habías sentido… La mezcla: dolor/esperanza.

Mi desarrollo en este país claramente tiene dos vertientes, supongo que ambas positivas,  por lo menos eso me digo a mí misma constantemente. Consuelo. Sigue leyendo

Después de la tormenta siempre llega la calma..

O eso parece. Tras un mes que desearía borrar del calendario, he decidido limpiar mi espiritu.. e intentar sacar lo positivo de todo ello. Hoy es un día en el que las sombras se empiezan a disipar, donde los olores por fin son agradables y luz de la mañana me vuelve a sorprender… Mágico lo sé, aunque todavía voy con pies de plomo. No me fío.

Aguantar la respiración en una época de crisis es lo aconsejable, someterse a los acontecimientos y obligar a los pies a que te permitan caminar hacia adelante, es un dictamen. Parece fácil, ¿verdad?. Pues no lo es. Encontrarse en una encrucijada de pensamientos, sentimientos y obligaciones no es una situación para estómagos sensibles.

Los pensamientos pueden arruinar la belleza de una tarde, una conversación interesante -por la falta de atención- o la lectura de ese libro que llevas meses deseando empezar. Lo cognitivo versus lo conductal. Muchos expertos opinan que uno no existe sin el otro, yo me atrevería a aventurar que son independientes. Muchos estarán de acuerdo conmigo, se puede hacer lo mismo que se hace todos los días y tener tu pensamiento en otra parte. La parte negativa es que no rindes, no duermes, no te relacionas y la positiva…. perdón ¿pero hay alguna?. No.

A los pensamientos, que según leeís me estaban ayudando muchsísimo, hay que unirle el componente sentimientos. De culpa, de preocupación, de confianza, de seguridad… Dios!! Para!! No puedo más!! Cuando yo lo único que deseaba era sentir ilusión, alegría, nostalgia, añoranza, amor, cosas normales que te ocurren cuando te marchas a otro continente… pero no pudo ser. Y se me olvidada… tras el torbellino anteriormente descrito, falta el tercer vértice del triángulo…. cumplir con los deberes, que obviamente una persona  responsable hace pero no es tarea fácil.

Vamos a lo positivo. He aprendido que de cada situación mala se puede sacar algo positivo, aunque suene muy manido. A ser más fuerte, más responsable y por fin, y tiene narices que yo lo diga a mis 33 años, a sobrevivir.

Pero sobrevivir bien, no me refiero al hecho de levantarte un día y el otro, sino al hecho de de disfrutar de mi compañía, de la de los demás y estar orgullosa de mi comportamiento. El agujero no está  bien cerrado todavía, pero tiene buena pinta.

Eso sí, dentro de este aborigen de avenencias y desavenencias sabes que me acuerdo de ti.

El mundo, la vida y yo volvemos a ser amigos.

Bienvenida a los States…

Tras dos semanas  viviendo en la primera potencia mundial, Estados Unidos, y más concretamente en su capital, Washington DC. Parece que la providencia  no está dispuesta a que yo me aburra de ninguna manera…

7.000 kilómetros me separan de mi querida aunque ahora arruinada España, un océano entero que se cruza en tan sólo nueve horas, nueve horas en las que disfrutar de varias películas y de aperitivos, que serían indescriptibles para cualquiera,  se convierten en una ardua espera. De la comida mejor no hablamos. Sigue leyendo

Llueve sobre mojado…

Abandonar o esperar son dos de las características humanas más difíciles de aguantar. De forma que cuando nos encontramos ante ellas, nuestra cabeza, corazón e incluso las piernas, nos transmiten una sensación de desánimo, de cierta incertidumbre que enciende todas nuestras alertas… Y la constante pregunta resuena en nuestra mente como el tintineo de un despertador: ¿Hacia donde vamos? y, lo peor, ¿Dónde terminaremos, dónde acaba esa meta que ahora mismo no se ve? Sigue leyendo