Ella conductora, él copiloto

Drive

La creencia popular siempre ha descrito negativamente a la mujer cuando conduce: “Mi mujer aparca fatal”; “es muy lenta”; “¡no se fija en las señales!”… Altamente criticadas por su forma de conducir, un nuevo estudio contradice esta versión popular. “Cuando una mujer va al volante acompañada de un hombre cómo copiloto, se produce la combinación más segura. Esta unión tiene menos accidentes que cuando va un hombre al volante con otro –la más peligrosa– o cuando este va acompañado de una mujer”, así lo concluye el estudio El copiloto y su influencia en la prevención de accidentes de tráfico. Una perspectiva de género, presentado este lunes en Madrid.

Entre las razones que dan validez a la “combinación perfecta” está que la mayoría de las “mujeres no tolera superar los límites de velocidad y no respetar la distancia de seguridad, y no conducen de forma brusca”, explica Francisco Valencia, director de la Fundación Línea Directa, entidad propulsora del estudio. Para elaborar el informe “se han analizado los datos de accidentes con víctimas registrados por la DGT en los años 2011 a 2013. Se han tenido en cuenta también los 350 millones de desplazamientos al año, según indica esta misma organización, y la tasa de ocupación en vehículos, que asciende a una media de 1,39 individuos”, explica Valencia. Sigue leyendo

Anuncios

¿Cómo se puede hablar sin palabras?

zzzzv palabras 456Es raro como las relaciones se pueden deteriorar, como los contactos, los amigos y los conocidos varían según los días avanzan, según pasa la vida… Como gente que parecía que era el centro de tu universo se convierte en un anexo, a veces contra tu voluntad, y como otros, que ni siquiera te importaban, se han convertido en protagonistas de tu día a día, de tu rutina.

Sigue leyendo

Mi libro: "Setenta y tantos"


Es un hecho que envejecer no está bien visto. Todos los anuncios nos ofrecen productos que prometen retrasar y ocultar los signos del paso del tiempo: comida, cremas, tintes… Tenemos que hacer lo imposible para parecer eternamente jóvenes. ¿ Y no es absurdo luchar por detener el tiempo? ¿No sería más lógico aprender a vivir con nuestro cuerpo, aceptarnos y disfrutar?
Este libro nos ofrece las claves para entender qué supone el paso de los años, de la madurez a la vejez, con todos los cambios físicos, psicológicos y sociales que ello implica. Entender qué nos ocurre es la forma de no asustarnos, de aceptarnos y, lo más importante, de disfrutar de cada etapa de nuestra vida.
La jubilación, la menopausia o la andropausia, la falta de agilidad física y mental…no son más que circunstancias que nos llegan y con las que tenemos que aprender a vivir y ser felices.