En Madrid…

En la aturdida represión de mi mundo lleno de dudas, de recuerdos que me llenan de nostalgia en esta tarde de domingo, de los recuerdos de casas de colores y grandes avenidas, vislumbro la realidad que se presenta ante mi..

A pesar de la necedad del ser humano, de la insensibilidad del hombre, de la terquedad de aquellos que no creen en el cambio, del miedo de los que huyen cuando algo es real…

El aroma a este lado del charco es diferente, ni mejor ni peor, distinto.. Huele a infancia, a inocencia, a familiaridad y eso reconforta… Huele a reencuentros olvidados, a sensaciones revividas, a rincones escondidos… A hermosura camuflada…

En medio del caos, en plena adaptación de mi corazón y mi alma, creo que encuentro el camino y la fuerza para echar a andar….

En la oscuridad de un cuarto, con las cortinas a medio abrir, en un barrio de siempre, en una ciudad que me acoge como suya y en la que ya empiezo a sentir el abrazo…

Siempre aquí, siempre lejos.

IMG_5509-0.JPG

Hasta siempre Washington

10155238_10152200260404355_6775415155848316845_n

¿Si pudieras estar en cualquier parte del mundo como periodista, dónde sería?, me preguntó Joaquín Estefanía en la entrevista para entrar al máster de El País.

“Yo iría a Washington para ver qué ocurre con la reforma sanitaria de Obama”, contesté con firmeza. Era octubre de 2009.

El 28 de junio de 2012, tras años de polémica, el Tribunal Supremo la declaró constitucional. Yo estuve allí.

847 días. Varias visitas a la Casa Blanca, al Departamento de Estado, al Supremo y al Capitolio. Varios museos  y monumentos nacionales. Un cierre de Gobierno. Ocho Estados. 20 tiroteos y sucesos varios. 32 tormentas.

Decenas de noticias de salud. Otras tantas de gente y cultura.  Una investidura… Unas elecciones… Virginia… Entrevistar a Estrella Morente… Ir a la Universidad de Hopkins…. Detroit… La OPS, el CDC y la FDA. Un horario de 24×7 y la portadilla de EE UU.

La muerte de Gabriel García Márquez pocos días antes de irme. Es necesario recordar sus palabras: “Aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo”. Lo sé, #Gabo.

Unos momentos que resumen de manera muy sintetizada mi trabajo en Washington desde mi llegada en 2012. Este es el lado racional.

Sigue leyendo

De los abrazos a la….

Abrazo_de_OsoQué ocurre cuándo los acontecimientos no dependen de uno mismo; cuándo, sin quererlo, te ves  inmerso en un círculo vicioso que no entiendes, mientras tú crees que lo has hecho bien, o lo mejor que has sabido. Tu comportamiento ha sido adecuado, generoso, pero aún así todo sale mal, sale de forma desastrosa, porque hagas lo que hagas los acontecimientos se escapan de tu control.

Sigue leyendo

Y tú, ¿qué ves, cuándo me miras?

indexLas miradas se entrecruzan con rubor y lentitud mientras los gestos, ahora bruscos, silencian la habitación llena de recuerdos insulsos; asentados sobre los tapices llenos de polvo, sucios, que fueron baúles de ideas y sentimientos efímeros que emigraron a otros mares..

Sigue leyendo